20/Oct/2020
pexels-photo-1248582.jpeg?fit=1200%2C800&ssl=1

¿Decidiste por fin dejar de pagar renta o independizarte? ¡Felicidades! La decisión de comprar un inmueble es una decisión muy importante y la emoción debe tener un lugar propio así como la responsabilidad y posible riesgo que estás por aceptar, y ojo en esto ya que te llevará por una montaña rusa de emociones por las múltiples visitas a casas en venta.

Búsqueda de propiedad.
Comprar un inmueble es una experiencia única y diferente a cualquier otra compra que hayas hecho en tu vida. Antes que nada, deberás revisar tu bolsillo para saber cuál es el presupuesto que tienes y el tipo de vivienda que quieres comprar.

Encontrar el hogar de tus sueños implica una ardua búsqueda, pero te puedes apoyar en los portales inmobiliarios, los típicos carteles fuera de las casas en venta, revistas especializadas.

Cualquiera que sea tu decisión, lo recomendable es visitar la casa, revisar las instalaciones, la zona (donde deberás fijarte en elementos como la seguridad, los servicios que se encuentran en la periferia, las vías de transporte y demás elementos necesarios para desarrollar una vida ahí).

La compra del inmueble.
Una vez elegido el inmueble es momento de comprar. Si es tu primera vez, te recomendamos solicitar los servicios de un agente inmobiliario, él te facilitará el proceso de compra de una casa: se asegurará de que los documentos estén en orden (en el Registro Público de la Propiedad) y posiblemente te facilitará las negociaciones. Los honorarios de esta figura se incluyen en el precio final de la casa.

Al visitar la casa que deseas comprar realiza un breve cuestionario con las cosas que necesitas saber, como, datos básicos del inmueble, asegúrate de que esté inscrito en el Registro Público de la Propiedad

Precio total de la vivienda: al precio total deberás agregarle 9% entre avalúo y gastos de escrituración del inmueble.

Montos y plazos de pago.
¿Cuánto debes invertir en una casa? Al igual que el porcentaje de la renta, no debe rebasar el 30 o 35% de tu ingreso mensual. Si ya tomaste en cuenta la zona en la que quieres vivir y los servicios aledaños, ya tienes una idea de cuánto pagarás al mes durante mínimo 10 años.

Si cuentas con un crédito del Infonavit o del Fovissste, esto te servirá de mucho a la hora de planear la compra de un inmueble. Estos créditos son otorgados a través de tu empleo, y si estás casado puedes juntar tu crédito con el de tu pareja. Otra fuente de crédito son los que puedes obtener en los bancos. Al respecto debes prestar atención a la tasa de interés que cada uno te ofrece por el préstamo.

Al conseguir un crédito hipotecario es recomendable que consideres:

Tasa de Interés: es el costo que tendrá el crédito (se expresa en porcentaje)

Costo Anual Total (CAT): indicador del costo total del financiamiento. Este sirve como comparación entre créditos.

Pago por mil: El pago de intereses por cada 1,000 pesos que te presten.

Comisiones de apertura y cargos moratorios: El pago que se debe efectuar al contratar un crédito y lo que te cobrarán en caso de que te atrases en las mensualidades.

Costos notariales: Costo de los trámites de avalúo, investigación, trámites de contrato y escrituración. Este importe se cubre en el momento de la firma del contrato de compraventa.

Contrato y escrituras.
Una vez que hayas hecho la compra, debes firmar un contrato, necesitarás a un notario y se encargará de poner por escrito los términos del contrato, la legalidad de la propiedad y demás necesidades. El contrato debe establecer el plazo de los pagos, el monto mensual, las condiciones de entrega del inmueble.

Este contrato debe ser revisado y deberás tener una copia. Una vez que has comenzado a pagar una casa, las escrituras no serán tuyas hasta el último pago. Para firmarlas, también necesitarás la ayuda de un notario público. Este será el último paso para que seas dueño del inmueble y de este documento se emitirán dos copias: una para ti, y otra para el notario, que se encargará de llevarlas al Registro Público de la Propiedad.

Ahora que tienes una noción de que hay que saber, puedes empezar la búsqueda de tu nuevo hogar, esperamos que esta información sea de valiosa ayuda, nos despedimos de ti esperando este artículo sea de gran apoyo.

Recibe nuestros más afectuosos saludos.

¡Inmobiliaria Cancún Compra y renta!

 


20/Oct/2020
condusef.jpg?fit=800%2C445&ssl=1

Identifícalo con el Buró de Entidades Financieras

En 2014 la CONDUSEF creó una herramienta única en el mundo, diseñada para apoyar las decisiones financieras que, como usuarios de productos y servicios financieros, realizamos día con día.

Hablamos del Buró de Entidades Financieras (BEF).

Con el BEF puedes conocer los productos que ofertan las distintas entidades financieras, las reclamaciones que han presentado sus usuarios, las sanciones que les han sido impuestas, las cláusulas abusivas de sus contratos y otra información relativa a su desempeño.

Si estás interesado en contratar un crédito hipotecario, con el BEF puedes conocer y comparar el número de reclamaciones, sanciones, la calidad de la información de las instituciones financieras en torno a promocionar, informar y formalizar sus productos o servicios.

¿Cómo identificar el mejor producto?
El BEF te proporciona elementos de mucha utilidad para tomar una decisión informada y elegir el mejor producto. Te mostramos la forma como puedes consultarlo.

Ingresa a: www.buro.gob.mx, y selecciona el sector de tu interés. En este ejemplo seleccionamos bancos. Da clic sobre el botón: Evaluación por producto; se mostrará una pantalla con los productos evaluados del sector.

buro1

Selecciona Crédito Hipotecario, para que te muestre la evaluación del producto.

buro2

¿Qué información facilita tu elección?
Enseguida te comentamos los datos que facilitarán tu elección:

Consultas, Reclamaciones y Controversias por producto: considera únicamente las reclamaciones que fueron aplicadas al producto que se evalúa; en este caso: Crédito Hipotecario.

En el segundo trimestre de 2017 se evaluaron 9 instituciones del sector bancario. Las principales causas de reclamación para Crédito Hipotecario fueron:

  • La Institución no entrega la carta liberación de adeudos y/o carta finiquito, factura, garantía, gravamen.
  • Incumplimiento con los términos del contrato.
  • Inconformidad con el saldo del crédito o del monto de las amortizaciones.

Sanciones: este segmento del cuadro de Evaluación muestra las sanciones aplicadas al producto evaluado, derivadas de un incumplimiento o infracción a las obligaciones establecidas en las siguientes leyes:

  • Ley de Protección y Defensa al Usuario de Servicios Financieros.
  • Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros.
  • Ley de Instituciones de Crédito.

Supervisión: a través de un valor numérico (0-10) se califica la calidad de la información que generan las instituciones financieras para dar a conocer, promocionar, informar y formalizar sus productos o servicios (características, beneficios, limitantes, etc.).

Cláusulas Abusivas: en los contratos que los usuarios firman con las entidades financieras para el uso de productos o servicios financieros, a veces se incluyen cláusulas que derivan en desventajas para los usuarios, e incluso pueden poner en riesgo su patrimonio. Puedes consultarlas dentro del BEF.

Prácticas no sanas: son las conductas que realiza una entidad financiera en la comercialización y ofrecimiento de un producto o servicio financiero, que sin infringir una norma establecida, dificulta una relación responsable, transparente y respetuosa con sus usuarios. Por ejemplo: proporcionar información engañosa a sus clientes o que los induzca a un error.

Calificación General por producto: es el resultado de la ponderación de los 5 conceptos evaluados por producto –los mencionados anteriormente -, en el entendido de que, en función a su información, cada concepto obtuvo una calificación particular de acuerdo a la metodología descrita.

Para más información visite la pagina de la CONDUSEF.